lunes, 27 de septiembre de 2010

Formas de vivir


Y ya, hablando de bancos en mi entrada anterior, he podido observar cierto fenómeno que nos rodea, y de los que en mayor o menor medida, todo el mundo a hablado.
Me refiero a las colas de viejecill@s en los bancos para reclamar su pensión.



No es que esté descubriendo algo que sea nuevo, sólo quería destacar que hoy he sido testigo de ello.



Me he dado cuenta de que aparte de lo que puede ser el centro de salud, el supermercado o la iglesia, este también es un gran lugar de encuentro.



He visto el fenómeno que podría llamarse de camaradería. Se ven, se saludan, se dan dos besos, ¡se tocan el culo!, se ceden el sitio a las que están un poco más delicadillas... (en concreto a entrado una mujer con la mano escayolada y los tobillos también vendados, decía haberse caído.)
Me ha resultado conmovedor a la par que interesante este fenómeno.

Los empleados del banco ya deben de estar acostumbrados, incluso puede que hartos o les dé igual, pero yo que no suelo frecuentarlos sí que lo he podido observar. Además las personas mayores y sus costumbres siempre me llaman la atención. Por qué hacen las cosas de una manera y no de otra y cosas por el estilo.

Un día pude escuchar a una señora que decía que la ilusión con la que ella vivía día a día era el día en que tuviera su paga del mes, ir a hacer su buena compra, darle algo a los nietos...
Y otra señora que decía que lo que más disfrutaba era levantarse temprano y tomarse el café al fresco de la mañana en su porche de su huerta mientras leía algo.

2 comentarios:

  1. Viejos, viejos felices.
    Porque en la vejez se es viejo y no es algo despectivo.

    Siempre tienes algo que enseñarme.

    ResponderEliminar

Aquí podéis decirme lo que queráis.
Si no tenéis cuenta de google, poned anónimo en el perfil y firmad con vuestro nombre.
Me gustaría saber quien visita mi blog y lo que piensa.
Gracias por participar ^^